Montañas argentinas. Foto: mariusz kluzniak / Flickr.

En la Cumbre Río + 20, el entonces presidente de Uruguay, José Mujica, preguntó: “¿Tiene el mundo hoy los elementos materiales para permitir que siete u ocho mil millones de personas disfruten del mismo nivel de consumo y despilfarro que las sociedades occidentales más ricas? ¿Acaso nunca será posible? ¿O tendremos que comenzar un tipo diferente de discusión algún día? ”. Estas preguntas planteadas hace casi siete años capturan la enorme paradoja que aún enfrentan los países de América Latina y el Caribe, para la cual las vías de desarrollo están configuradas actualmente por preocupaciones simultáneas sobre la degradación de los recursos, los impactos del cambio climático y la necesidad de desarrollar una sociedad justa e inclusiva.

Este fue el tema de discusión cuando un grupo de 34 expertos latinoamericanos se reunió en septiembre de 2018 en Argentina, al margen de la Cumbre T20. Los expertos discutieron las perspectivas regionales como aportes a la edición 2019 del Informe Global de Desarrollo Sostenible (GSDR), que está siendo redactado por un grupo independiente de 15 científicos. El GSDR se produce cada cuatro años para ayudar a evaluar la implementación de la Agenda 2030 y actuar como una interfaz ciencia-política. Los autores de este artículo fueron invitados al taller de consulta GSDR en Buenos Aires como miembros del equipo facilitador y redactor del GSDR 2019.

En este artículo, sostenemos que los problemas planteados en Buenos Aires apuntan a una clara necesidad de mayores esfuerzos para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se debe prestar especial atención a las posibles sinergias y compensaciones en tres áreas: 1) elaboración de políticas y presupuestos integrados, 2) asegurar la base de recursos naturales y 3) construir democracias fuertes e inclusivas. También señalamos enfoques concretos para avanzar los esfuerzos en torno a estos temas.

Casi al mismo tiempo que tuvo lugar esta reunión, se publicó un nuevo informe para el Club de Roma que analizaba la posibilidad de lograr los ODS dentro de los límites planetarios. Los autores advierten que sin cambios importantes en la forma en que se define y se persigue el crecimiento económico, la humanidad se enfrentará a intercambios masivos entre los ODS socioeconómicos y ambientales para 2030. Para América Latina, esta advertencia se vuelve especialmente concreta cuando el crecimiento económico, Las tendencias ambientales y socioeconómicas se ven de lado a lado.

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) proyecta que América Latina tendrá una tasa de crecimiento económico del 1,7% en 2019, particularmente en los países exportadores de productos básicos. Según las Perspectivas económicas regionales del Fondo Monetario Internacional (FMI) para 2018 y 2019, la creación de empleo sigue dependiendo en gran medida de los precios de los productos básicos. Además, la agricultura comercial es la principal causa de deforestación, según la FAO. La deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó su tasa más alta en una década el año pasado. Todo mientras la desigualdad y la violencia siguen siendo preocupantemente altas.

Un nuevo estudio realizado por el Centro para el Desarrollo y el Medio Ambiente (CDE) analiza por primera vez los vínculos específicos entre las diferentes formas de desigualdad, el aumento de la productividad agrícola y la expansión de las tierras agrícolas a expensas de los bosques en América Latina. El estudio encuentra que una mayor desigualdad conduce a una mayor deforestación, mientras que una menor desigualdad protege mejor los bosques a largo plazo.

Esta evidencia muestra que la búsqueda de soluciones a los principales problemas de la región requiere soluciones integradas y una mejor comprensión de las posibles sinergias y compensaciones. Proponemos que América Latina se mueva particularmente rápido en las siguientes tres áreas.

Elaboración de políticas y presupuestos integrados

Abordar las compensaciones dentro y entre las políticas y los presupuestos nacionales comienza con una mejor coordinación, y se está avanzando para institucionalizar la coordinación de los ODS. En América Latina y el Caribe, 19 de 33 países tienen mecanismos de coordinación institucional para la implementación de la Agenda 2030, y 11 países tienen planes nacionales de desarrollo que están alineados con los ODS. Por ejemplo, Brasil tiene la Comisión Nacional para los ODS, Guatemala tiene el Consejo Nacional para el Desarrollo Rural y Urbano, y Aruba creó una Comisión Nacional para los ODS.

Sin embargo, no ha habido análisis suficientes sobre la medida en que estos mecanismos abordan sistemáticamente las compensaciones en su planificación estratégica, y si tal integración se está filtrando en los presupuestos nacionales. Los ODS no proporcionan pautas específicas para la formulación integrada de políticas y presupuestos para alcanzar los Objetivos. Por lo tanto, es vital centrarse en la integración de la política y los presupuestos nacionales.

El enfoque del Instituto del Medio Ambiente de Estocolmo (SEI) para las interacciones de los ODS aplica una metodología que apoya a los tomadores de decisiones y a los profesionales en la determinación de cómo el progreso en un objetivo afectará a otros objetivos, cómo priorizar la acción y qué partes interesadas tienen la clave para el progreso y necesitan una participación colaborativa . A través de esta metodología, los responsables de la toma de decisiones pueden lograr una coherencia política rentable.

De hecho, el diseño de políticas al tiempo que comprende el efecto que un objetivo tiene sobre otros permite minimizar los costos de implementación de políticas al invertir en el objetivo de apalancamiento correcto. En Colombia, SEI se está asociando con el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas para apoyar una implementación integrada de la dimensión ambiental de los ODS. Esta es la primera vez que este enfoque se implementará a nivel regional / local.

Asegurar la base de recursos naturales

La reducción de la deforestación y la transformación insostenible del paisaje, la transformación de los sistemas agroalimentarios rurales y la conservación de la biodiversidad deben constituir los pilares de las agendas ambientales regionales. Estos problemas están estrechamente interconectados: si bien el sistema agroalimentario actual acelerará aún más la deforestación, transformarlo puede ser una palanca poderosa para reducir la deforestación y apoyar la mitigación y adaptación climática. Sin embargo, debemos prestar especial atención a las compensaciones que pueden aparecer cuando estas agendas se traducen a los niveles nacional y local, incluidos los impactos negativos en los medios de vida de las poblaciones rurales productoras de alimentos. Ignorar tales posibles compromisos comprometería la necesidad de no dejar a nadie atrás.

También necesitamos evaluar y gestionar las compensaciones para lograr los objetivos climáticos y alimentarios. Los países de América Central y el Caribe son extremadamente vulnerables tanto al cambio climático como a la inseguridad alimentaria, pero enfrentan barreras socioeconómicas, institucionales, tecnológicas, financieras y ambientales para resolver estos problemas. Necesitamos desarrollar opciones basadas en la tierra para mitigar el cambio climático y, al mismo tiempo, apoyar la agricultura y la seguridad alimentaria al proporcionar el equilibrio adecuado entre los cultivos de alto valor agregado y los cultivos básicos. Como lo sugiere el informe del IPCC de 2018, cumplir el ODS 13 requerirá lograr emisiones negativas, lo que tendría implicaciones importantes para el uso de la tierra en términos de forestación y deforestación evitada.

Revisar las posibles soluciones a estos problemas por sus impactos en la gama completa de ODS puede ayudar a identificar y abordar las posibles compensaciones para proteger la base de recursos naturales de América Latina.

Construyendo democracias fuertes e inclusivas

Se habrán celebrado casi una docena de elecciones en América Latina en 2018-2019, lo que crea un entorno político cambiante. La Brookings Institution ha sugerido que un menor crecimiento económico luego de la caída de los precios de los productos básicos en la región desde mediados de 2011 puede llevar a los votantes a elegir cambios en el gobierno que favorezcan a los partidos populistas con la esperanza de regresar a una mayor prosperidad. A medida que se producen estos cambios en la región, como en Brasil y Colombia en 2018, ha surgido la preocupación de que los gobiernos entrantes puedan revertir importantes ganancias en la paz, la protección social y la igualdad, y llevar a una relajación de las protecciones ambientales. Guatemala ha estado en el centro de atención recientemente por revertir pasos importantes para combatir la corrupción.

La crisis política venezolana ha alarmado a la comunidad internacional, que todavía está luchando por encontrar la mejor manera de abordar los problemas en el país. Mientras tanto, en Nicaragua, las crecientes tensiones indican que podría estar gestando otra crisis.

La búsqueda del crecimiento económico no debe conducir a la selección de propuestas políticas que sacrifiquen la protección ambiental, los derechos de los protectores humanos y ambientales, la lucha contra la corrupción y la construcción de sistemas tributarios transparentes y justos.

Si bien los problemas descritos aquí requieren soluciones mucho más complejas, el seguimiento y la revisión de la implementación de los ODS pueden abrir espacios para el diálogo y para que los países de la región aprendan unos de otros con respecto a la gestión de las compensaciones para lograr los Objetivos. Empoderar a las partes interesadas para que participen en la discusión sobre el progreso de los ODS es de particular importancia para destacar varias compensaciones y posibles conflictos en las experiencias de implementación de cada país.

Perspectivas: El enfoque en las interacciones, sinergias y compensaciones debe convertirse en un enfoque permanente para la implementación de los ODS

A nivel mundial, a través del Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible (HLPF) de las Naciones Unidas, el proceso GSDR y la investigación en curso, es cada vez más común considerar las interacciones entre los ODS y tratar los Objetivos como un marco integrado. Pero a nivel nacional y local, este enfoque aún no es estándar.

Se necesitan más esfuerzos para apoyar a los responsables de las políticas y la toma de decisiones a la hora de abordar las políticas y estrategias de desarrollo sostenible de manera integrada, aumentando las sinergias y gestionando posibles compensaciones. Los problemas descritos anteriormente proporcionan un punto de partida y ejemplos de dónde se podría apoyar la implementación de los ODS en América Latina y el Caribe a medida que ingresamos en su cuarto año.