El proyecto, iniciado en 2012, busca fortalecer la capacidad de adaptación de la sociedad al cambio climático en el manejo de recursos hídricos en las cuencas de los ríos Otún y La Vieja, las fuentes de abastecimiento más importantes de las ciudades y poblados de la región.

Este documento tiene como foco de estudio el río Otún, la única fuente de abastecimiento de la ciudad de Pereira y fuente alterna del municipio de Dosquebradas; identifica los actores principales de la cuenca, y explora su compleja hidrología aplicando el modelo WEAP (Sistema de Evaluación y Planeación del Agua).

El proyecto identificó actores directos y usuarios indirectos a ser capacitados en la administración de recursos hídricos en la cuenca del río Otún, siendo la Corporación Autónoma de Risaralda (CARDER) el principal agente institucional en la administración de los recursos.

Se estimó una demanda total de agua de 10.35 m3/seg: 2.35 m3/s para consumo humano, 5 m3/s para la generación de energía y 3 m3/s de caudal ambiental necesario después de la captación.

La modelación de la cuenca constató que el ecosistema páramo aporta un flujo de agua relativamente constante y en agosto, cuando los caudales son bajos, el aporte del páramo representa hasta 60% del flujo en Nuevo Libaré.