Para limitar el calentamiento global a 2°C sobre los niveles industriales, 80% de las reservas mundiales de carbón tendrán que mantenerse sin usar.

Los países exportadores de carbón y otros combustibles fósiles podrían enfrentarse a un declive significativo de la demanda global en un futuro próximo, inclusive en un plazo de diez años. Al mismo tiempo, el sector minero ha visto cambios tecnológicos rápidos hacia más mecanización, señalando reducidos niveles de empleo y cambios en las economías regionales que dependen de la minería.

Manejar la transición socioeconómica resultante es un proceso muy complejo y delicado políticamente, como lo han demostrado casos de cierres de minas y cambios tecnológicos en el sector minero en el pasado. El manejo efectivo de dichas transiciones requiere planeación a largo plazo y la acción coordinada de un amplio rango de actores.

En el presente documento estudiamos qué podría significar un declive repentino en la demanda de carbón para Colombia, especialmente en las principales áreas productoras. Reflexionamos acerca de las posibles alternativas a la minería de carbón en esas regiones e investigamos si Colombia está considerando el escenario de un declive en la producción de este combustible en sus procesos de planeación. También sugerimos el papel que distintos actores públicos y privados podrían desempeñar para facilitar una transición socioeconómica fluida, en vez de abrupta and disruptiva.