Skip navigation
Feature

see in English

Bolivia WATCH: un enfoque integrado para garantizar la limpieza y disponibilidad del agua

Los expertos de SEI explican cómo un nuevo proyecto ayudará a Bolivia a conectar el saneamiento con la gestión de cuencas hidrográficas.

Published on 27 February 2019

Vista de la ciudad de Tupiza, que se encuentra en una de las cuencas donde Bolivia WATCH enfocará sus esfuerzos. Foto: Jeanne Fernández / SEI.

Cada año, más de $13 mil millones de dólares en ayuda internacional se destinan a proyectos de agua. La gran mayoría se gasta en infraestructura para garantizar agua potable, saneamiento e higiene (WASH).

Se considera con menos frecuencia la cuenca hidrográfica que abastece el agua que fluye a través de esa infraestructura, y si se necesitan acciones y políticas para garantizar suficiente agua a medida que las condiciones climáticas, el uso de la tierra, la demografía y el desarrollo económico cambien en el futuro.

SEI ayudará a conectar estas dos áreas, WASH y cuencas hidrográficas, en un nuevo proyecto: Bolivia WATCH, que se centrará en tres cuencas piloto en Bolivia. Una vez completado, el esfuerzo servirá como un modelo de cómo otras regiones y países pueden integrar los esfuerzos de gestión de cuencas hidrográficas e intervenciones innovadoras de saneamiento para garantizar la calidad y el suministro de agua adecuados para todos los usuarios de agua en una cuenca.

En esta entrevista,  los expertos de SEI explican por qué esta integración es crucial para la sostenibilidad y cómo la planificación de los recursos hídricos puede ayudar a las inversiones de WASH.

Los expertos

David Purkey

Centre Director

SEI Latin America

“La conexión explícita de WASH y la planificación de cuencas hidrográficas ayudará a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”

¿Por qué es importante este programa?

Marisa Escobar: Al pensar en la gestión del agua, es importante tener en cuenta la calidad del agua y la necesidad de mejorar las condiciones de saneamiento. Sin embargo, la gestión de los recursos hídricos a nivel de cuenca generalmente se centra casi exclusivamente en cuantificar la cantidad de agua disponible y determinar cómo distribuirla entre los diferentes usuarios del agua.

Lo contrario pasa con saneamiento. La cantidad de agua es importante, pero el enfoque generalmente está solo en la calidad.

Al conectar explícitamente WASH y la planificación de cuencas hidrográficas, será posible racionalizar la gestión del agua, así como apoyar a las instituciones para que establezcan esta conexión. Eso ayudará a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, específicamente el 6, que establece una fecha límite de 2030 para lograr el acceso universal y equitativo a agua potable segura y asequible para todos.

Kim Andersson: La necesidad de sistemas de agua y saneamiento más robustos y resistentes aumenta constantemente, debido a un clima cambiante que resulta en la fusión de glaciares, sequías o inundaciones. Sin embargo, si los impactos en el agua solo se analizan a nivel comunitario, sin comprender la dinámica de la cuenca hidrográfica, las decisiones sobre nuevas intervenciones de WASH pueden no abordar los desafíos climáticos emergentes, como la escasez de agua.

David Purkey: Este programa también abordará la separación institucional común entre WASH y las cuencas hidrográficas. En Bolivia, dos viceministros independientes trabajan en estos temas, a menudo sin una colaboración completa. Esperamos promover una mayor colaboración entre estas instituciones.

¿Por qué Bolivia?

 

DP: Un factor es la naturaleza progresiva del Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia, nuestro principal socio en el programa. Esta organización, desde el Ministro en adelante, está comprometida a encontrar soluciones innovadoras para los desafíos de gestión del agua en Bolivia.

ME: El agua es un desafío de desarrollo crítico en Bolivia. El PIB del país continúa creciendo, y este crecimiento significa que varios sectores demandarán más agua. La distribución de agua en Bolivia también es muy variable, por lo que es difícil llevar agua a lugares con poca disponibilidad. La precipitación en los Andes occidentales promedia menos de 200 milímetros cada año, mientras que los Andes orientales alcanzan hasta 2000.

KA: La situación de saneamiento en Bolivia también sigue siendo pobre, a pesar de los grandes esfuerzos realizados en las últimas décadas. Es el país latinoamericano con la cobertura de saneamiento más baja, donde solo el 46% de las personas tiene acceso a saneamiento y la mayoría de las aguas residuales se descargan sin tratamiento. Durante las sequías prolongadas en 2015, los sistemas WASH, ya deficientes, sufrieron mucho, lo que demuestra que los sistemas actuales en Bolivia son vulnerables al cambio climático.

Residentes en una reunión comunitaria en la cuenca de Tupiza. Foto: Jeanne Fernandez / SEI

¿Cómo ayudará este proyecto a que Bolivia enfrente sus desafíos hídricos?

KA: El proyecto presentará soluciones alternativas e innovadoras de saneamiento, con bajo o nulo consumo de agua, reutilizando agua o recuperando energía o nutrientes en las corrientes de desechos, y analizará el impacto que su implementación tendría en la cuenca. La conexión de WASH a la cuenca hidrográfica proporcionará una mejor comprensión de las posibles sinergias o compensaciones entre los diversos intereses entre las partes interesadas de la cuenca.

ME: Y al implementar estudios de caso en tres cuencas hidrográficas clave, será posible demostrar ejemplos específicos de cómo conectar ambas áreas puede ser beneficioso para la planificación del agua. Haremos esto usando Apoyo a las Decisiones Robustas, o RDS. Este es un proceso participativo; identificaremos actores clave, recopilaremos datos, desarrollaremos herramientas y llevaremos a cabo la creación de capacidad. A través de esto, podremos identificar las soluciones de agua que beneficiarán a ambas áreas de la planificación del agua.

DP: Las innovaciones relacionadas con la planificación y la toma de decisiones son críticas para el éxito, y SEI ya ha establecido un récord de logros con el Ministerio al respecto. Jugamos un papel clave para ayudar a identificar soluciones de gestión del agua en la región de La Paz-El Alto y ahora estamos trabajando para hacer lo mismo en Cochabamba. También aportaremos varias innovaciones técnicas, aprovechando nuestra experiencia reciente en el desarrollo del Balance Nacional de Aguas Superficiales para Bolivia en nuestra plataforma WEAP.

“Conectar a todos los usuarios de agua en un proceso de toma de decisiones, y no solo los intereses de agua potable y saneamiento, requerirá un pensamiento más integrado”.

¿Por qué el saneamiento y la hidrología suelen estar separados? ¿Por qué no están coordinados?

DP: Un factor podría ser la forma en que se estructuraron los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se enmarcaron en términos de porcentajes de personas con acceso a agua potable y saneamiento seguro, y se midieron en términos de la cantidad de grifos e inodoros. La nueva Agenda 2030 sobre desarrollo sostenible adopta un enfoque mucho más integrado del desarrollo y será más susceptible al tipo de pensamiento integrado que este programa promoverá. Conectar a todos los usuarios de agua en un proceso de toma de decisiones, y no solo los intereses de agua potable y saneamiento, requerirá un pensamiento más integrado.

ME: La falta de coordinación también se deriva de los dominios espaciales y temporales en los que ocurre la planificación de ambos esfuerzos. Las soluciones WASH están más localizadas: la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales, la instalación de letrinas, la conexión de hogares a sistemas sépticos. Las soluciones de cuencas hidrográficas, por otro lado, requieren una infraestructura más grande y una escala espacial más grande para el análisis. Las soluciones de WASH pueden ser más rápidas e inmediatas, mientras que las soluciones de cuenca requieren la participación de las partes interesadas e inversiones potencialmente mayores.

¿Cómo va a ayudar el proyecto a cerrar esa brecha de saneamiento e hidrología en Bolivia?

ME: Estamos comenzando con nosotros mismos. SEI también ha separado históricamente a los dos; Nuestros investigadores de Estocolmo tienen experiencia en saneamiento y nuestro Centro de EE. UU. se especializa en el modelado de cuencas hidrográficas. A medida que coordinamos y generamos conexiones entre nuestros expertos, también conectaremos a las partes interesadas con las que generalmente trabajamos. También estamos integrando nuestros dos conjuntos de herramientas, llamados REVAMP y WEAP, y generando intencionalmente espacios participativos en los que ambas esferas pueden trabajar juntas

KA: Este proyecto será un viaje de aprendizaje conjunto junto con las partes interesadas locales, sobre cómo lograr un proceso de planificación más integrado de las opciones de cuenca y WASH. Implementaremos el proyecto de manera iterativa, trabajando en una cuenca hidrográfica en ese momento, luego evaluando y refinando el proceso antes de continuar a la siguiente cuenca.

¿Podrían aplicarse las lecciones en este proyecto en otros países y regiones?

DP: Por supuesto. La habilidad especial de la comunidad de investigación del agua dentro de SEI son los enfoques expansivos e integradores que tomamos para abordar los desafíos de la gestión del agua. Espero que este proyecto nos permita demostrar cómo podemos expandirnos más allá de WASH y la cuenca hidrográfica para incluir también temas como los flujos ambientales y la salud pública en nuestro análisis.

Design and development by Soapbox.