Mensajes clave

  • La cadena de valor de la soja desde Argentina hasta Europa proporciona un ejemplo bien investigado de un conjunto complejo de impactos ambientales y socioeconómicos positivos y negativos, distribuidos de manera desigual a lo largo de la cadena de valor, que permite un desbordamiento detallado.
  • Los impactos económicos a lo largo de la cadena de valor de la soja son en su mayoría positivos, los impactos sociales tienen componentes positivos y negativos, mientras que los impactos ambientales son en su mayoría negativos y se producen principalmente en el lado de la producción (Argentina). En el extremo del consumo (Europa), se evitan los impactos ambientales negativos al externalizar la producción a Argentina.
  • Argentina experimenta los efectos secundarios negativos como obstáculos para su implementación nacional de los ODS, mientras que la UE, en principio, reconoce su responsabilidad por los efectos secundarios derivados de todas sus políticas, a través de su compromiso con la coherencia política para el desarrollo.
  • Asumir la responsabilidad compartida y lograr conjuntamente el consumo y la producción sostenibles (ODS 12) requerirá políticas e intervenciones basadas en evaluaciones integradas de los impactos positivos y negativos en todos los sectores.
  • Los ODS tienen un alcance global y no pueden ser alcanzados por países individuales que actúan solos, sino solo a través de asociaciones mundiales para el desarrollo (ODS 17). Los puntos de entrada para que Europa cumpla con su responsabilidad global incluyen, por ejemplo, la Política Agrícola Común (PAC), el acuerdo comercial UE-Mercosur, así como el desarrollo.
  • Para que los países aborden conjuntamente los efectos indirectos, también deben tenerse en cuenta en el monitoreo y la revisión de los ODS.

Introducción

En un mundo globalizado, con regiones interconectadas a través de cadenas de valor cada vez más complejas, los impactos ambientales y socioeconómicos del consumo se externalizan cada vez más como los llamados “efectos indirectos” a los países productores, a menudo a través de grandes distancias a otras regiones del mundo (Sachs et al. 2019).

La implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) requiere un enfoque integrado, tanto dentro como entre los países (Hoff 2018). Para lograr el ODS 12 (consumo y producción responsables) en particular, es necesario comprender mejor las cadenas de valor y la gama completa de sus impactos asociados.

Para eso, la formulación de políticas tanto en Argentina como en Europa debería basarse en evaluaciones cuantitativas integrales como base de evidencia para mitigar los efectos negativos del consumo, gestionar las compensaciones y fortalecer las sinergias.

Este resumen de políticas se basa en los resultados de una evaluación integral, multimodelo y de múltiples partes interesadas de las cadenas de valor de varios productos de soya argentinos y sus implicaciones ambientales y socioeconómicas para la implementación nacional de los ODS (Monjeau et al. 2019).

Resultados clave

La soja es el cultivo más importante en Argentina. El área de cultivo de soja ha aumentado de prácticamente cero en 1970 a 18 millones de hectáreas en 2018, más de la mitad de la tierra actualmente en producción agrícola en Argentina. Los escenarios sugieren que es probable que la producción de soja y las exportaciones asociadas aumenten aún más (FABLE, 2019). La soja producida en Argentina se transforma en diferentes productos (en particular, harina de soya para la alimentación del ganado, así como aceite de soja y biodiesel) que se consumen y / o utilizan como insumos en cadenas de valor globales que respaldan una amplia gama de otros productos y Servicios consumidos en todo el mundo. Como se muestra en la Figura 1, la gran mayoría (82%) de la producción actual de soja argentina sirve al consumo final extranjero, con solo el 18% apoyando el consumo final interno en la propia Argentina. Los principales consumidores finales son Europa, China y Estados Unidos. Dentro de Europa, los tres principales consumidores son Alemania, Italia y los Países Bajos, principalmente debido al consumo de una gama de productos alimenticios (ganaderos).

 

Figura 1. Izquierda: producción anual promedio de soja argentina (2014-15 y 2015-16). Derecha: consumidores finales de productos que dependen o contienen soja producida en Argentina. El flujo entre ambos extremos del gráfico considera todas las transformaciones y usos de la soja argentina en la economía global. Fuente: SDSN Andes

Los impactos ambientales, sociales y económicos de la producción de soja en Argentina tienen importantes factores externos, es decir, el consumo, particularmente en China y Europa. Desde el punto de vista del consumo (ver Figura 1), Europa es responsable de aproximadamente el 26% de los impactos ambientales y socioeconómicos asociados con el cultivo de soja en Argentina.

Sin embargo, asignar y poner en práctica responsabilidades compartidas entre consumidores, productores y otros actores a lo largo de la cadena de suministro no es sencillo. Este resumen de políticas proporciona algunas ideas para este fin.

El rebaño lechero se alimenta de lecitina de soja para ganado. La mayor parte de la soja importada a Europa desde Argentina se utiliza para alimentación animal. © MOFOS / 123RF

Impactos ambientales, sociales y económicos.

Los impactos ambientales de los productos de soya tienen lugar a lo largo de toda su cadena de valor, y muchos de los impactos ocurren en el lado de la producción (es decir, el cultivo), como la pérdida neta de fertilidad del suelo (por ejemplo, la pérdida de carbono, nitrógeno y fósforo), el suelo erosión y posterior eutrofización, uso de pesticidas e impactos en los ecosistemas que amenazan a las especies (incluidos casi 100 vertebrados en la Lista Roja de la UICN).

La expansión de los cultivos de soya contribuye significativamente al cambio en el uso de la tierra, incluso al empujar la frontera agrícola, forzar otros cultivos y ganadería a tierras menos adecuadas y alimentar la deforestación, a una tasa de 300 000 ha por año en el noroeste de Argentina (Viglizzo et al. 2011). Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en Argentina por el cultivo de soja, más el cambio asociado en el uso de la tierra, ascienden a aproximadamente 35 millones de toneladas de CO2 equivalente, lo que representa más de la mitad de las emisiones totales de GEI de Argentina provenientes de la agricultura. Las emisiones de GEI y otros impactos como el consumo de agua y energía también ocurren aguas abajo en la cadena de valor, ya que el cultivo de soja se transforma en diferentes productos y se transporta a los mercados finales.

Los impactos sociales son mixtos, con efectos tanto positivos como negativos a lo largo de la cadena de valor. Al final de la producción, el cultivo de soja argentino ha destruido y creado empleos. El desplazamiento de otros cultivos ha significado la destrucción de empleos que fueron en gran parte informales, mientras que muchos de los empleos creados en el sector de la soja son formales, lo que mejora las condiciones laborales, incluida la seguridad social (el 33% de los trabajadores directamente asociados con el cultivo de soja son empleados registrados) . Debido a que el cultivo de los cultivos desplazados tiende a ser más intensivo en mano de obra, el cultivo de soja reduce la cantidad de mano de obra requerida por hectárea, pero con la expansión de la producción, el efecto neto en términos del empleo total creado es posiblemente positivo. Sin embargo, vale la pena señalar que aquellos que han perdido empleos no siempre han obtenido empleos formales recién creados, y los trabajadores con calificaciones más bajas, los ancianos y las mujeres han tenido mayores dificultades para ser contratados.

También hay inequidades entre las regiones: algunos han enfrentado una pérdida neta de empleos, mientras que en otros ha habido un aumento neto. El desplazamiento de los trabajadores informales y otros habitantes rurales también ha afectado los derechos territoriales de los aldeanos y los pueblos indígenas. La proporción de hombres y mujeres en la fuerza laboral de la soja está significativamente sesgada, siendo los hombres la mayoría abrumadora. No obstante, entre los empleados formales, las mujeres tienden a tener puestos mejor remunerados. Por último, los trabajadores de cultivo de soja están sujetos a lesiones fatales y no fatales.

Los impactos económicos a lo largo de la cadena de valor de la soja son en su mayoría positivos. En Argentina, las exportaciones de soja contribuyen a un equilibrio macroeconómico, proporcionando divisas e ingresos públicos. Sin embargo, la concentración en este cultivo hace que Argentina también sea más vulnerable a la volatilidad del mercado mundial de la soja, así como a las crisis climáticas.

Implementación de los ODS en Argentina y Europa: compensaciones, sinergias y oportunidades para la responsabilidad compartida

Si Europa produjera en el país la cantidad de soja o cultivos alternativos ricos en proteínas necesarios para apoyar su consumo anual final (equivalente a 16 millones de toneladas de soja), muchos “costos” ambientales relacionados se trasladarían en consecuencia de Argentina a Europa, junto con algunos de los beneficios económicos, como empleos e ingresos.

Estos efectos, por supuesto, no son perfectamente transferibles debido a factores contextuales como sistemas de producción más eficientes en Argentina, mayores insumos de fertilizantes requeridos en Europa y mayores emisiones totales de GEI en Argentina por unidad de producción. Los impactos sociales y laborales probablemente serían menos pronunciados en Europa dada la mayor oferta de subsidios agrícolas, así como la menor necesidad de mano de obra agrícola (OECD Agricultural Statistics 2019).Por lo tanto, mientras que Europa se beneficia significativamente de los acuerdos actuales (a excepción de algunos impactos indirectos más complejos, por ejemplo, en la salud, como resultado del creciente consumo de carne a bajo precio) en Argentina, la imagen es mixta, como muestra la Tabla 1. Los impactos negativos pueden contrarrestar algunos de los objetivos y metas nacionales de Argentina, lo que ralentiza el logro de los ODS. Es evidente que la implementación de los ODS en Europa y Argentina está estrechamente vinculada y existe la necesidad de una formulación conjunta de políticas y cooperación y el intercambio de responsabilidades a través de las fronteras.

En el Índice SDG (Sachs et al.2019), que clasifica a los países en su logro de SDG, muchos países europeos alcanzan las primeras clasificaciones, mientras que Argentina obtiene puntajes mucho más bajos (45 de 162 países). Sin embargo, sin tener en cuenta las repercusiones asimétricas en el monitoreo, la revisión y la puntuación de los ODS, se nos presenta una imagen incompleta del progreso hacia el desarrollo sostenible.

 

Oportunidades y recomendaciones para formulación de políticas

Para implementar completamente los ODS y permitir transformaciones de sostenibilidad, existe la necesidad de intervenciones coordinadas internacionalmente y gobernanza multinivel a lo largo de la cadena de valor.

A nivel mundial, los tratados internacionales, los acuerdos y otros mecanismos de gobernanza (incluidos, por ejemplo, el G7 y el G20) deben tener en cuenta el sistema completo de producción a consumo de cada producto. Esto puede incluir:

  • Desarrollar metodologías contables cuantitativas, geográficamente específicas y basadas en el consumo para informar las políticas y la toma de decisiones, incluido el financiamiento.
  • Adoptar un enfoque basado en el consumo, de modo que los consumidores, incluidas las personas, las empresas y los países, compartan la responsabilidad con los productores para minimizar los impactos negativos y promover los positivos y para proteger los bienes comunes ambientales, incluidos los ecosistemas y otros recursos naturales, posiblemente a través de una compensación.

A nivel nacional y regional, existen oportunidades para que Argentina y la UE contribuyan a cadenas de valor de soja más sostenibles.

Para Argentina, es fundamental que los encargados de formular políticas concilien los beneficios económicos a corto plazo de la producción de soja para la exportación con la sostenibilidad ambiental y social a largo plazo. Las oportunidades para hacerlo incluyen:

  • Promover prácticas de intensificación sostenibles, incluidos enfoques agroecológicos, con el objetivo de evitar la pérdida de ecosistemas y sus servicios a medida que aumenta la producción de soja.
  • Invertir en actividades de procesamiento de soja, para crear valor adicional antes de la exportación y generar nuevas oportunidades económicas antes de la exportación.
  • Diversificar la producción y las exportaciones agrícolas, reduciendo así la dependencia de un solo cultivo o socio comercial.
  • Continuar aplicando la Ley Forestal de 2007, que ha reducido la deforestación relacionada con la soya en un 50%.
  • Explorar otras oportunidades legislativas para promover el desarrollo sostenible, incluidas las políticas y acuerdos agrícolas y comerciales que regulan y supervisan de manera efectiva el uso de agroquímicos.

La UE se compromete a implementar la Agenda 2030 en todas las políticas internas y externas en un enfoque integral que aborde los impactos más amplios de sus acciones nacionales a nivel internacional y global (UE 2018). Y los estados miembros individuales, como Suecia, con su “objetivo generacional” (EPA sueca 2012), se han comprometido a resolver los problemas ambientales internos sin aumentar los problemas en otros países. Las oportunidades para que la UE persiga estos objetivos incluyen:

  • Diversificación de los cultivos alimentarios, incluida la producción nacional de soja, legumbres y otros cultivos adaptados (véase, por ejemplo, la Declaración Europea de la Soja)
  • Trabajar para revisar la Política Agrícola Común (PAC) de la UE para promover la producción local de piensos, limitar los residuos agrícolas y reducir los fertilizantes basados en combustibles fósiles y las emisiones de GEI.

Si bien las actividades anteriores pueden promoverse unilateralmente dentro de Argentina y Europa, respectivamente, varias de las oportunidades más poderosas para compartir la responsabilidad de reducir los impactos negativos y promover los positivos deben implementarse de manera bilateral, como:

  • Incluir efectos indirectos y prácticas sostenibles en los acuerdos comerciales, como en el acuerdo de libre comercio UE-Mercosur.
  • Crear un sistema de certificación y etiquetado basado en los ODS e implementar patrones de abastecimiento más sostenibles.
  • Abordar las repercusiones en el desarrollo bilateral y multilateral

Más allá del papel directo de los gobiernos, también hay oportunidades para que el sector privado y los consumidores promuevan una cadena de valor de soja sostenible y, por lo tanto, la implementación de los ODS:

  • Las empresas deben aumentar sus compromisos voluntarios o promesas de abastecimiento de soja sostenible, incluso participando en esquemas de clasificación de sostenibilidad.
  • Los consumidores deben exigir más información sobre los productos que compran, incluidos los efectos a lo largo de la cadena de suministro, y utilizar su poder político para alentar a los responsables de la toma de decisiones a fortalecer las políticas en apoyo del desarrollo sostenible.
  • Los consumidores también pueden reconsiderar sus patrones de consumo, en particular el consumo de carne.

También hay oportunidades para futuras investigaciones para apoyar cadenas de suministro más sostenibles. Por ejemplo, es necesario lo siguiente:

  • Herramientas híbridas basadas en los métodos existentes MRIO, MFA, FABLE y LCA que pueden mejorar la trazabilidad de los productos comercializados y sus efectos secundarios asociados.
  • Evaluaciones cuantitativas integradas geográficamente explícitas de los efectos secundarios positivos y negativos en los ODS, países y regiones, así como a lo largo de las cadenas de suministro.
  • Más estudios como el en el que se basa este informe para una gama más amplia de productos, cadenas de valor y efectos indirectos para producir una imagen más completa de la responsabilidad compartida entre consumidores, empresas y países.

Esta evaluación de la cadena de valor de la soja y sus efectos secundarios ilustra que lograr los ODS a nivel mundial requerirá una fuerte colaboración entre países y actores, a través de múltiples escalas. Está claro que las soluciones y políticas en una ubicación o región pueden tener efectos indirectos negativos en otros lugares. Esto significa que la implementación de los ODS es realmente una responsabilidad compartida, que solo se puede lograr a través del multilateralismo y la cooperación y administración global.

 

Este trabajo se basa en un estudio realizado por el equipo argentino FABLE (Fundación Bariloche e INTA) y un proyecto SDSN Andes realizado con el equipo ISA de la Universidad de Sydney y la ONG argentina INPADE (FOCO). El proyecto fue financiado por Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) en nombre del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania. Para más detalles y resultados, así como para el análisis de otros productos de soya, vea el informe completo disponible en www.unsdsn-andes.org/index.php/en/thematic3/142-spillovers.

Referencias

EU (2017). The New European Consensus on Development: “Our World, Our Dignity, Our Future”. Joint statement by the Council and the representatives of the governments of the Member States meeting within the Council, the European Parliament and the Commission (2017/C 210/01). https://ec.europa.eu/europeaid/ new-european-consensus-development-our-world-our-dignity-our-future_en

FABLE (2019). Pathways to Sustainable Land-Use and Food Systems. 2019 Report of the FABLE Consortium. International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA) and Sustainable Development Solutions Network (SDSN). Laxenburg and Paris. www.foodandlandusecoalition.org/fableconsortium
FAO Global database of GHG emissions related to feed crops. www.fao.org/partnerships/leap/database/ghg-crops/en

Hoff H. (2018). Integrated SDG implementation – How a cross-scale (vertical) and cross- regional nexus approach complement cross-sectoral (horizontal) integration. In: Hülsmann et al. (eds). Managing Water, Soil and Waste Resources to Achieve SDGs. Springer, Cham.

IDH and IUCN NL (2019). European Soy Monitor. Researched by B. Kuepper and M. Riemersma of Profundo. Coordinated by N. Sleurink of IDH, The Sustainable Trade Initiative and H. van den Hombergh of IUCN National Committee of the Netherlands.

Monjeau, A., Gómez-Paredes, J., Frank, F., Malik, A., Hoff, H. (2019). The Role of Spillovers in SDGs Implementation: An Impact Assessment of Argentine Soybean Commodities Throughout Their Global Value Chain. Technical Report to the Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH on behalf of the German Federal Ministry for Economic Cooperation and Development (BMZ).