En una serie de cuatro estudios de caso, los investigadores examinaron cómo la gestión cooperativa de los residuos a nivel local, la gobernanza de la ciudad y otros aspectos afectan la optimización sostenible y adopción de tecnologías de saneamiento.

Los investigadores encontraron que siguen siendo necesarias mejoras técnicas en la gestión y el tratamiento de las aguas residuales y de los excrementos, para reducir el impacto sanitario y medioambiental. Sin embargo, optimizar los sistemas de saneamiento existentes podría aumentar la sostenibilidad medioambiental, sanitaria e higiénica. Los sanitarios secos con separador de orina (SSSOs) son los que más pueden reducir el impacto ambiental, una vez optimizados y si la orina y las heces se recogen y se tratan para su reutilización

Los agricultores locales han expresado su demanda por productos de saneamiento reutilizados, siempre y cuando se pueda garantizar un precio bajo y la calidad. Desde el punto de vista de los hogares, existe una alta demanda de servicio y mantenimiento por parte de los proveedores, independientemente del tipo de sistema, para garantizar un mantenimiento sencillo por parte de los usuarios. Sin embargo, el sistema de saneamiento debe ser asequible, responder a las expectativas de limpieza y permanecer libre de olores, mosquitos y roedores.

La ampliación de los sistemas de saneamiento in situ depende en gran medida del apoyo de las instituciones públicas y de los recursos disponibles, incluidos los legales, económicos y técnicos, así como de tener una visión a largo plazo.