Esta es una versión adaptada de un artículo publicado originalmente en SIANI.

La Iniciativa de la Red Agrícola Internacional Sueca (SIANI) es una red de miembros que contribuye al logro del ODS2: Hambre Cero a través de la comunicación, la colaboración y la creación conjunta de conocimiento. SIANI es apoyado por SEI.

¿Cómo surgió COVID-19?

Síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), el virus que causa COVID-19, está más estrechamente relacionado con los coronavirus en los murciélagos, lo que significa que es una zoonosis, una enfermedad que pasa de un animal o insecto a un humano.

Otros ejemplos de enfermedades zoonóticas tienen nombres tan familiares y premonitorios como VIH, Zika y Ébola. Pero COVID-19 pertenece a la misma familia de coronavirus que el SARS y el MERS.

El brote de SARS en 2002 resultó en 8098 casos y 774 muertes en 26 países. Emergiendo en Arabia Saudita en 2012, MERS provocó 2494 casos y 858 muertes en 27 países. Se cree que ambos son virus de murciélago que llegaron a los humanos a través de un huésped intermedio (gato de civeta y camello).

Queda por determinar exactamente cuándo y cómo el virus del SARS-CoV-2 infectó por primera vez a los humanos. Podría haber venido directamente de los murciélagos a los humanos o haber pasado por otro animal. Los coronavirus son famosos por su capacidad de intercambiar parte de su genoma, un proceso llamado recombinación, algo que los hace capaces de cambiar de huésped.
Se cree que COVID-19 se originó en un mercado de vida silvestre en Wuhan, China, donde se vendieron y mataron animales salvajes vivos en el lugar, generalmente usando las mismas herramientas de sacrificio para diferentes especies, lo que crea condiciones favorables para que el virus salte de los animales a humanos.

Queda por determinar exactamente cuándo y cómo el virus del SARS-CoV-2 infectó por primera vez a los humanos. Podría haber venido directamente de los murciélagos a los humanos o haber pasado por otro animal. Los coronavirus son famosos por su capacidad de intercambiar parte de su genoma, un proceso llamado recombinación, algo que los hace capaces de cambiar de huésped.
Se cree que COVID-19 se originó en un mercado de vida silvestre en Wuhan, China, donde se vendieron y mataron animales salvajes vivos en el lugar, generalmente usando las mismas herramientas de sacrificio para diferentes especies, lo que crea condiciones favorables para que el virus salte de los animales a humanos.

Dichos mercados son un crisol perfecto para que surjan y se propaguen nuevos virus. Sin embargo, hay informes de casos tempranos de COVID-19 en personas sin vínculos con el mercado, lo que sugiere que el punto inicial de infección puede haber estado en un lugar diferente.

Biodiversidad, bioseguridad, bioinformática: una estrategia de gestión de riesgos de virus

Impulsado por la epidemia en curso, China anunció una prohibición permanente del comercio y consumo de vida silvestre. La comunidad mundial saludó esta medida como un paso importante, aunque la prohibición ya ha sido criticada porque permite el comercio de animales con pieles, con fines medicinales y de investigación. Además, China anunció una prohibición similar en 2002 en relación con el brote de SARS, pero la aplicación se relajó después de que terminó la epidemia y el comercio se recuperó.

Prohibir el comercio de animales salvajes es una medida directa para limitar la exposición a nuevos patógenos. Sin embargo, el comercio de animales salvajes no es la única razón detrás del brote de COVID-19. La prevención de la aparición de nuevas enfermedades zoonóticas requiere estrategias holísticas que redzcan los riesgos en varias dimensiones y permitan que nuestras sociedades sean más resistentes a los brotes de virus.

1. Todas las estrategias y actividades de desarrollo deben priorizar la biodiversidad y encontrar formas de crear empleos, generar ingresos y aumentar el bienestar, sin destruir la naturaleza.

La aparición de nuevos patógenos tiende a ocurrir en lugares donde una población densa ha estado cambiando el paisaje; La expansión agrícola, la deforestación, la construcción, la minería contribuyen a la pérdida del hábitat natural. Entonces, el área ocupada por la actividad humana se está volviendo más grande, mientras que los animales salvajes se exprimen en espacios reducidos. Es por eso que los animales que normalmente no entrarían en contacto con humanos lo hacen en mayor medida, lo que aumenta el riesgo de exposición y propagación de los virus que portan los animales salvajes y que no hemos experimentado antes.

Por ejemplo, una investigación reciente de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas (SLU) indica que los grandes incendios forestales pueden aumentar la propagación de enfermedades transmitidas por roedores en Suecia. Sin embargo, los riesgos de las enfermedades zoonóticas emergentes son especialmente altos en las regiones tropicales boscosas que experimentan un cambio rápido en el uso de la tierra y con una alta biodiversidad de vida silvestre.

2. La industria ganadera y los agricultores deben implementar medidas adecuadas de bioseguridad.

COVID-19 provocó una discusión sobre si las dietas basadas en animales juegan un papel en la aparición y propagación de virus desconocidos y peligrosos. Si bien hay muchas investigaciones que indican que el consumo moderado de carne tiene fuertes beneficios para la salud y el clima, hasta qué punto la producción ganadera representa un riesgo de aparición de zoonosis depende de los factores de gestión de la producción y el contexto del país.

Por ejemplo, la ganadería orgánica a pequeña escala se basa en el principio de que los animales deambulan cerca de los bosques naturales. Este método es elogiado por el bienestar animal y el menor impacto ambiental, pero hace que el contacto entre animales domésticos y vida silvestre sea más probable. Al mismo tiempo, las granjas industriales generalmente mantienen a los animales aislados, creando condiciones que evitan la propagación de enfermedades de los animales salvajes; sin embargo, debido a que los animales se mantienen tan cerca uno del otro, las enfermedades se propagan rápidamente dentro del rebaño. Además, las dietas basadas en plantas que utilizan muchos productos básicos como almendras, soja, aguacate y cacao no están necesariamente libres de deforestación.

Otro punto clave a considerar es que las dietas veganas pueden no ser la mejor opción para las personas en países de bajos ingresos con alta desnutrición. La leche, los huevos y la carne son altamente nutritivos, por lo que muchas personas mantienen a los animales en casa para obtener alimentos y seguros en momentos de necesidad. También hay comunidades pastorales tradicionales que viven en tierras secas. Para ellos, la cría de animales no solo es una fuente de seguridad alimentaria, sino también el núcleo de su cultura.

Por estas razones, el aumento de los estándares de bioseguridad puede ofrecer una forma más apropiada de reducir el riesgo de enfermedades zoonóticas que excluir los alimentos de origen animal. Algunas medidas comunes incluyen mantener a los animales fuera de la casa, introducir áreas designadas para el sacrificio y garantizar que estas instalaciones y las personas que trabajan allí practiquen estrictas medidas de higiene para todos los procesos y equipos.

3. Los financiadores deben aumentar la inversión en virología y bioinformática, mientras que la comunidad internacional necesita mejorar la cooperación, aumentar las capacidades locales y crear conciencia sobre estos campos de conocimiento.

El riesgo de que nuevos virus puedan surgir y propagarse siempre estará ahí. Pero es posible minimizar las pérdidas mediante una detección rápida y precisa y una respuesta temprana. El mapeo de los virus existentes en todos los animales nos ayudará a saber qué hay ahí fuera y comenzar a desarrollar tecnologías y estrategias que pueden ayudarnos a prepararnos y enfrentar posibles brotes, pasando de una respuesta reactiva a una proactiva. El avance de la bioinformática y la virología no solo nos ayudará a desarrollar vacunas, sino también a prevenir pandemias a través del monitoreo de amenazas mientras todavía están evolucionando en las poblaciones animales.

También es clave aumentar la conciencia general sobre qué son los virus, cómo se propagan y cómo se puede proteger contra ellos. El conocimiento puede conquistar el pánico y evitar la creación y difusión de teorías de conspiración y noticias falsas.

Leer artículo original en inglés

Este artículo fue publicado originalmente por la Iniciativa de la Red Agrícola Internacional de Suecia (SIANI). SIANI es una red de miembros que contribuye al cumplimiento del ODS 2: Hambre Cero a través de la comunicación, la colaboración y la co-creación de conocimiento. SIANI es apoyado por SEI.