Las economías de todo el mundo se están recuperando de los impactos de las restricciones sobre el movimiento de personas, bienes y servicios, que han causado graves dolores económicos con dramáticas consecuencias sociales.

Si bien el FMI predice que la pandemia podría reducir la economía mundial en un 3%, todavía hay muchas incógnitas. Sin embargo, los peores escenarios se pueden evitar si adaptamos las respuestas a la crisis con la sostenibilidad a largo plazo en mente.

Los expertos de SEI Ivonne Lobos, Zoha Shawoo, Claudia Strambo, Kevin Adams, Eric Kemp-Benedict, Corrado Topi, Pete Erickson, Derik Broekhoff, Aaron Maltais y Gregor Vulturius han desarrollado cinco recomendaciones para garantizar que las medidas tomadas ahora marquen un punto de entrada a un nuevo acuerdo global verde y garantizar una recuperación sostenible, justa y resistente.

1. Poner la equidad antes que el crecimiento económico

La pandemia ha puesto la desigualdad y la injusticia bajo el foco de atención. En los países más ricos, está claro que las personas que no tienen la opción de trabajar desde casa están más expuestas al virus y tienen condiciones de empleo más inseguras. En los Estados Unidos, muchas personas no tienen acceso a atención médica gratuita o licencia por enfermedad remunerada. Las personas con trabajos “esenciales” en la industria de servicios, y los más pobres de la sociedad, que viven en la mayoría de los países del mundo, corren un riesgo mucho mayor de contraer COVID-19. Y debido a que estas poblaciones vulnerables no pueden, o no pueden permitirse, quedarse en casa y no tienen acceso a servicios esenciales, como agua potable, saneamiento, vivienda y salud, es probable que aumente la propagación de la enfermedad, lo que aumenta impactos para la sociedad en su conjunto. La desigualdad también socava la acción conjunta y las respuestas coordinadas: cuando la igualdad es mayor, las personas se centran menos en sus diferencias y tienen más probabilidades de actuar por el bien público.

A medida que los gobiernos se preparan para proteger las economías a través de medidas de mercado monetario y financiero, y a través de planes de estímulo fiscal social, ahora es el momento de sentar las bases para sociedades más justas y sostenibles. Las medidas de recuperación ecológica, la financiación y la inversión deben ser equitativas, en primer lugar, y priorizar a los más vulnerables al mismo tiempo que se crea resiliencia y capacidad de adaptación. También debemos aprovechar la oportunidad para examinar qué elementos del sistema actual queremos preservar y de cuáles hacer la transición, por ejemplo, medir la prosperidad con el PIB.

2. Reforma de los subsidios

Las subvenciones se emplean comúnmente para reestructurar economías. Esencialmente, los gobiernos pueden usar un subsidio para proporcionar un beneficio financiero o reducir los requisitos reglamentarios para un determinado conjunto de industrias. La energía limpia, la conservación de la naturaleza, el transporte público y la atención médica merecen un apoyo sustancial y continuo porque estos sectores ayudan a las personas a mantenerse saludables y productivas.

Al mismo tiempo, existe la oportunidad de eliminar los subsidios para las industrias que están menos equipadas para el futuro, como los combustibles fósiles, que ascienden al menos a US $ 400 mil millones anuales. El argumento económico a favor de las energías renovables es demasiado fuerte para ser ignorado, y los países que siguen apostando por los combustibles fósiles están poniendo en riesgo sus economías, en términos de salud pública y estabilidad climática. Las formas en que se pueden eliminar los subsidios a los combustibles fósiles dependen de las realidades locales. Pero con los precios del petróleo y el gas en mínimos históricos, los subsidios al consumidor podrían eliminarse casi de inmediato. El acceso a la energía y la asequibilidad se pueden lograr sin estos subsidios a través de protecciones específicas para las necesidades básicas, proporcionando una red de seguridad robusta y liberando presiones políticas inevitables si los precios aumentaran nuevamente.

Eliminar los subsidios a los productores de combustibles fósiles es más difícil, pero igual de importante. Muchos líderes y procesos políticos son tomados cautivos por la industria de los combustibles fósiles, que es cómo los ejecutivos y los accionistas se saltan la cola para obtener apoyo gubernamental relacionado con COVID, mientras que los consumidores y los trabajadores se quedan atrás. En cambio, estos recursos se pueden utilizar para el apoyo social directamente, fortaleciendo las transiciones bajas en carbono.

3. Introducir impuestos al carbono

Un impuesto al carbono es la forma más simple y completa de dirigir la actividad económica hacia energía, bienes y servicios limpios y con bajas emisiones de carbono. La belleza de un impuesto al carbono es que los responsables políticos no tienen que identificar todos los procesos, tecnologías o actividades que generan emisiones de gases de efecto invernadero y regularlas individualmente. En cambio, al ponerle un precio al carbono, un impuesto alienta a los productores y consumidores a encontrar alternativas más limpias, y promueve la innovación en toda la economía de formas que son imposibles de anticipar individualmente.

Los impuestos al carbono son regresivos y afectan a los hogares de bajos ingresos más que a los más ricos en términos relativos. Esta es la razón por la cual cada impuesto al carbono existente tiene algún mecanismo para aliviar los efectos en los consumidores más pobres. Por ejemplo, tomar parte de los ingresos que genera el impuesto y redistribuirlo entre las personas con ingresos más bajos (un enfoque de “impuestos y dividendos”) puede ayudar en gran medida a aliviar las cargas desproporcionadas.

Estos hogares seguirán encontrando que la energía y los productos intensivos en carbono son más caros, pero su poder adquisitivo total no tiene que cambiar.

4. Invertir de manera sostenible

Es vital que las medidas de recuperación eviten aumentar la dependencia de los sectores intensivos en carbono, como los combustibles fósiles. Esto no solo empeoraría las perspectivas climáticas, sino que también aumentaría el riesgo de activos varados.

Los vehículos de inversión sostenibles, como los fondos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), han sido relativamente resistentes en los mercados financieros y han mostrado un fuerte impulso entre los inversores financieros en los últimos años. Por supuesto, es demasiado pronto para decir si estos vehículos de inversión mantendrán la capacidad de recuperación durante la crisis COVID-19 y sus consecuencias, pero los riesgos económicos y financieros masivos de no estar preparados para las crisis y no invertir en bienes públicos mundiales son dolorosamente obvios.

Por lo tanto, la financiación pública debe destinarse a sectores verdes que requieren mucho trabajo, como energía renovable, mejora de las redes eléctricas, infraestructura de transporte público, eficiencia energética, agricultura regenerativa y rehabilitación ambiental.

Simultáneamente, la política pública necesita dirigir las finanzas privadas en la misma dirección. La asignación de recursos públicos a las empresas que luchan por el uso intensivo de carbono debería incluir compromisos obligatorios para reducir significativamente las emisiones de carbono. Además, los reguladores deberían obligar a las empresas financieras a revelar mejor los riesgos sociales y climáticos en sus carteras, lo que también puede ayudarlos a ser más resistentes.

Un desafío clave es cómo garantizar inversiones sostenibles a largo plazo. En muchos países, la crisis financiera de 2008 fue seguida por un largo período de austeridad. Si este patrón se repite, un nuevo acuerdo global verde no se materializará. Las medidas para el equilibrio fiscal, incluida la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles y la introducción de impuestos al carbono, son formas de reducir este riesgo.

5. Cultivar resiliencia

La pandemia de COVID-19 ha descubierto las deficiencias de los enfoques tradicionales de evaluación de riesgos, pero también brinda la oportunidad de transformar la forma en que entendemos y valoramos la resiliencia. En muchos enfoques de evaluación de riesgos, los analistas intentan equilibrar tanto la gravedad de los impactos plausibles como la probabilidad de que ocurran. Sin embargo, como lo demostró el coronavirus, esto puede dejarnos sin preparación para eventos de alta gravedad y baja probabilidad. Además, el cambio climático complicará significativamente esta imagen, aumentando la frecuencia y la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos.

En un mundo posterior a COVID, será necesario no solo invertir en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino también construir activamente sociedades más resistentes.

Si bien con el tiempo los impactos de COVID-19 disminuirán, nuestra incertidumbre sobre el futuro no lo hará, particularmente a medida que el cambio climático continúe poniendo bajo tensión nuestros sistemas naturales y sociales. En este contexto, será fundamental invertir en resiliencia, incluso preparándose para eventos de alta gravedad y baja probabilidad, y construyendo las estructuras para la cooperación internacional que nos ayudarán a gestionar de manera inclusiva los riesgos complejos.

¿Revertirá esta crisis el progreso del desarrollo sostenible o es una oportunidad para restablecer el sistema global? La respuesta está en nuestras manos.